‘Unir dos piezas a través de la aplicación de calor intenso’, podría ser una de las frases más sencillas para explicar cuál es el trabajo que realizan los soldadores, una de las labores que tenemos bien identificadas por la forma tan particular en la que se realiza ya que se puede ver a un hombre con un traje especial mientras brota una fuente de chispas a su alrededor.

Aunque desde la distancia parece un trabajo sencillo, es uno de los que requiere de varios años de experiencia, habilidad para la manipulación de materiales, fuerza física para poder mover grandes piezas de acero, pero sobre todo de la protección necesaria para cuidar del cuerpo y la salud.

Es por eso que podemos ver a estos profesionales equipados con caretas, guantes y hasta trajes completos que los ayudan a realizar sus labores de forma mucho más segura. Este tipo de equipo es vital para lograr un proceso confiable, pero muy en especial para cuidar de forma completa a quién o quiénes lo realizan.

Equipo de protección para soldadores

Protección ocular

Todos los elementos para la protección a la hora de soldar son de gran importancia, pero hay uno al que se debe prestar especial atención: la protección de la vista. Salpicaduras de metal, quemaduras o pequeños residuos del material que se está trabajando podrían ser muy peligrosos si llegan hasta los ojos, así que hay que cuidarlos de la forma adecuada. 

Lo primero que debes tener a la mano es un par de lentes protectores, popularmente conocidos como gafas de soldador, mismas que deben tener un ajuste perfecto al rostro y los cuales deben ser sustituidos si se nota algún deterioro que pueda poner en riesgo la salud. 

Máscara de soldador

Uno de los elementos bien conocidos entre las personas que llevan a cabo este oficio, ya que esta brindará una protección completa a toda la cara, cuello y los ojos. Este tipo de careta cuenta con un filtro de cristal inactínico, cuya función es proteger la visión de la radiación visible, que puede variar de acuerdo a la intensidad de corrientes con las que se vaya a trabajar. 

Guantes

Al trabajar con altas temperaturas, las manos deben contar con la protección necesaria a fin de evitar quemaduras que puedan dañar la piel, es por eso que es necesario contar con guantes elaborados con materiales aislantes que logren protegernos hasta un poco más arriba de las muñecas. 

Delantal de cuero o aislante

Este tipo de delantales brindarán una protección al torso del cuerpo y la parte alta de las piernas, que al igual que los guantes proporcionarán una capa aislante en caso de que haya salpicaduras e incluso evitar los rayos ultravioleta que se pueden producir al trabajar con materiales muy específicos. Sin contar que cuentan con bolsillos para cargar herramientas básicas que facilitarán el trabajo. 

Zapatos de seguridad, gorros y trajes

En cualquier tipo de trabajo de manufactura o construcción se necesita de calzado especializado, ya que piezas filosas o calientes podrían llegar hasta los pies y dañarlos si no se cuenta con la protección necesaria. De la misma forma es necesario de una protección en la cabeza, ya que parte de la misma sigue expuesta a pesar del uso de las caretas. 

Los overoles de soldador terminarán de cubrir brazos y piernas, ya que estos son los más expuestos a salpicaduras o quemaduras dependiendo del tipo de material que se vaya a utilizar. 

Casacas de cuero o polainas

En algunos procesos de soldado se requiere de habilidad para recargar el cuerpo en zonas en donde podría estar expuesto a algún riesgo, en este caso será necesario el uso de estos aditamentos, de lo contrario puede que no sean tan necesarios.

Add Comment

Call Now Button
Habla con un asesor