El proceso de cizallado es uno de los más recurrentes dentro de la industria de la construcción, en especial cuando se trabaja con materiales como la lámina. El  uso de la cizalla es relativamente sencillo, ya que este actúa como una especie de guillotina que produce cortes en línea recta, similar al que se puede producir un par de tijeras. 

A través del proceso de cizallado se pueden crear diversos tipos de cortes en diferentes materiales, tal es el caso del plástico, madera, papel y por supuesto sobre láminas metálicas. A su vez, se trata de un proceso relativamente sencillo que no requiere de un equipo necesario para su correcta operación. 

Tipos de cizallas

Cada una de las herramientas que se utilizan dentro de la industria tiene un objetivo preciso, mismo que ocurre con las cizallas, ya que el proceso de cizallado se puede dar de formas distintas de acuerdo a necesidades específicas. En este sentido, podemos encontrar dos tipos de cizallas: 

Manuales

Este tipo de cizalla, como su nombre lo indica, hace referencia a aquellas herramientas que necesitas que un operador realice movimientos ascendentes y descendentes a fin de crear presión sobre un objeto como una lámina para que la cuchilla pueda realizar un corte. Por lo general, se trata de uno de los procesos más complejos de realizar puesto que requiere de una mayor cantidad de tiempo, así como de fuerza para lograr llevar a cabo el corte. 

Entre algunos de los tipos de cizallas manuales, podemos encontrar: industrial, esquilador, podadora, mandíbulas de vida y de metal. 

Automáticas

En el caso del cizallado automático, este tipo de herramientas funcionan a través de rodillos, los cuales por medio de una unión de dos cuchillas añade la presión necesaria sobre una superficie para realizar un corte y separar dicha pieza en dos partes. A diferencia de la cizalla manual, ésta podría producir algunos bordes irregulares, sin embargo, cuenta con la capacidad de hacer cortes sobre casi cualquier pieza sin importar su grosor, que a su vez requiere de un esfuerzo mínimo y una mayor productividad en el menor tiempo. 

En el caso de las cizallas automáticas podemos encontrar algunos tipos como: guillotina y de rodillos. 

¿Para qué sirve el cizallado?

Como bien lo mencionamos, el proceso de cizallado es aquel proceso por el cual se puede realizar un corte limpio y preciso sobre materiales como placas de metal o láminas. Por lo general se utiliza para realizar un corte regular y en algunos casos cortes irregulares, ya sea a lo largo o a lo ancho de determinado material, e incluso es uno de los procesos más comunes para cortar papel o darle un correcto acabado a los libros.

En Molduras de Lámina contamos con el personal especializado para que todas tus piezas sean fabricadas con la calidad que necesitas para cada uno de tus proyectos. Contáctanos y uno de nuestros asesores te brindará la información que necesitas.

Add Comment

Call Now Button
Habla con un asesor